12.5.- Los óxidos de Azufre
12.5.5.- Control de la contaminación por SO2

Ya que la combustión de carbón en las centrales térmicas vierte a la atmósfera casi el doble de SO2 que las demás fuentes antropogénicas, los métodos de control de contaminación más estudiados se refieren a este combustible. Como, hoy por hoy, no se puede prescindir de las centrales térmicas por razones económicas se han adoptado tres estrategias para contaminar menos:

  1. antes de la combustión:

    • Utilización de carbón con un contenido en S inferior al 0'7%.

    • Eliminación de parte del azufre mediante un lavado.

    • Gasificación del carbón. El carbón molido, se hace reaccionar con vapor de agua y aire a presiones entre 20 y 70 atm y temperaturas del orden de 1500 ºC, obteniendo así el llamado gas de síntesis, rico en metano y vapor de agua.
       

  2. durante la combustión: realizar la combustión inyectando caliza pulverizada junto con el aire necesario para la combustión en el quemador. Mediante esta técnica se puede eliminar hasta un 90 % el azufre contenido en el carbón formándose sulfato de calcio.

CaCO3 + SO2 + 1/2 O2             CaSO4 + CO2

  1. después de la combustión:

    • Absorción del SO2 por parte del sulfito de sodio.

    • Inserción de un colector, con una disolución acuosa de hidróxido de calcio directamente a la salida de los humos.

 

Volver al punto 5: Los óxidos de Azufre