Biografías
Edward Jenner

Edward Jenner (1749 - 1823)Este científico nació en Berkeley, pueblo del oeste de Inglaterra, el 17 de mayo de 1749 y murió el 26 de Enero de 1823 en la misma localidad.

Fue investigador, médico rural y poeta. En su faceta investigadora descubrió la vacuna contra la viruela, enfermedad que en aquella época provocó miles de muertes y que actualmente se encuentra erradicada del planeta gracias al descubrimiento de Jenner.

Su padre murió cuando él apenas tenia 5 años, por lo que Jenner tuvo que quedarse bajo la protección de su hermano mayor. A los trece años comenzó a colaborar con un médico cirujano de Sodbury, donde logró aprender y dar sus primeros pasos importantes dentro de la ciencia médica. Allí nació definitivamente su pasión por la medicina y en el año 1770 decidió iniciar sus estudios en el Hospital San Jorge, en Londres.

Fue entonces cuando pasó a ser el discípulo de un importante cirujano y naturista llamado John Hunter. Juntos se dedicaron al estudio de la anatomía y a la observación e investigación de los fenómenos de la naturaleza.

Tras la muerte de su maestro, Jenner regresó a Berkeley para ejercer la medicina, confiriendo especial atención a sus pacientes, lo que provocó que la población le apreciara y respetara.

Por entonces la viruela se había convertido en una tremenda plaga que azotaba fundamentalmente a Europa y América de forma cuantitativamente seria; y si bien era difícil descubrir un método que la pudiera combatir, fue Edward Jenner quien, estando de visita en una granja, puso aguda atención a las palabras de una joven que afirmó: Yo no voy a enfermarme nunca de viruela porque estoy “vacunada” (esto se debía a que la muchacha se dedicaba a ordeñar a las vacas). De este razonamiento Jenner hizo una profunda investigación llegando a comprobar que todos los que realizaban esta tarea se habían inmunizado contagiándose de "viruela boba". La viruela boba es una leve manifestación de viruela que se produce casi siempre en las ubres de las vacas. Jenner, notó entonces que los que habían sufrido previamente esta viruela (que causaba sólo síntomas de poca importancia en los hombres) demostraban resistencia cuando se exponían a la enfermedad, por lo tanto extrajo pus de una pústula de la mano de Sarah Nelmes, una ordeñadora que había contraído la viruela boba de su vaca lechera, y el 14 de mayo de 1796 inoculó a un joven llamado James Phips (el cual no había padecido la afección), y a raíz de tal experimento dicho joven quedó inmune.

Confiado en su descubrimiento y para probar que eran infundadas las afirmaciones de quienes lo combatían, Jenner aplicó la vacuna a su propio hijo de 5 años creyendo con esto poder aplacar y convencer a sus adversarios, pero el método no le resultó y se mantuvieron duras discrepancias.

Finalmente, y desde Francia, llegó su merecido reconocimiento cuando Napoleón dio la orden de vacunar a toda su tropa en el año 1805. Posteriormente la Condesa de Berkeley y Lady Duce hicieron, también, vacunar a sus hijos.

Así se rompió definitivamente el círculo de opositores al científico y fue entonces cuando lo invitaron a establecerse en Londres y ganar mucho dinero, pero Jenner no aceptó dicha propuesta.

Ana Zaragoza       
 
   

Volver al índice de J de Biografías