Biografías
Robert Goddard

Robert Goddard (1882 - 1945)Robert Goddard fue un físico americano que vivió entre 1882 y 1945. Nació en Worcester, Massachussets, en 1882. A los 16 años de edad Goddard leyó el clásico de ciencia ficción "La Guerra de los Mundos" de H.G. Wells, y soñó con vuelos espaciales. Para 1926 había diseñado, construido y volado el primer cohete de combustible líquido del mundo.

 Es pionero de la cohetería moderna, y descubrió que el combustible líquido es más eficiente que el combustible sólido. Aún cuando el primer cohete de Goddard voló tan sólo 2 segundos y medio, esto lo llevó a pensar que era posible viajar hacia el espacio y hacia la Luna; con frecuencia fue ridiculizado por esta idea.

También desarrolló la idea del bazoka realizando una prueba dos días antes del armisticio que finalizaría la Primera Guerra Mundial, esta arma fue utilizada en la Segunda Guerra Mundial.

Goddard fue muy criticado por todas los científicos y periódicos de ese tiempo ya que decían que era muy suspicaz con los demás y que siempre solía trabajar solo, por lo que se dedicaba casi por completo a su trabajo, no se solía relacionar con mucha gente y era muy insociable.

Goddard pasó la mayor parte de su vida perfeccionando el sistema líquido de propulsión que él inventó. También aprendió a cómo controlar el vuelo de un cohete, y cómo equiparlo con paracaídas para que pudieran hacer un aterrizaje seguro.

Su primer cohete fue lanzado el 16 de marzo de 1926 desde la granja de su tía Effie en Auburn, Massachussets. El cohete apodado "Nell" alcanzó una altitud de 12,5 metros en un vuelo que duró unos 2 ½ segundos.Cohete lanzado por Goddard con propulsión de combustible líquido

En la fotografía de la derecha, Goddard está de pie al lado del cohete de 3 metros de altura, sosteniendo el soporte de lanzamiento. Para alcanzar un vuelo estable sin necesitar aletas, el pesado motor está localizado en la parte superior, alimentado por líneas que salían desde los depósitos de combustible llenos de oxígeno líquido y de gasolina, localizados en la parte inferior del cohete.

Finalmente Goddard fue a trabajar a Roswell, Nuevo México, mucho antes de que se convirtiese en el centro de la Ufología; donde trabajó casi aislado durante décadas, y donde más tarde un instituto llevaría su nombre. Aunque atrajo la atención del Ejército de los Estados Unidos por su trabajo sobre cohetes, fue rechazado pues no lograron entender las aplicaciones militares de los cohetes

Después de que su oferta para desarrollar cohetes para el Ejército fuera rechazada, Goddard trasladó su interés principal en el trabajo de aeronaves experimentales para la Armada de Estados Unidos. Tras finalizar la guerra, Goddard pudo examinar los V-2 alemanes capturados, cuyos componentes pudo reconocer. Sin embargo, Goddard no diseñaría más cohetes.

Durante su carrera, Goddard fue ridiculizado por la prensa por haber sugerido que los cohetes podrían volar hasta la Luna, pero él continuó sus experimentos, apoyado en parte por el Institito Smithsoniano y defendido por Charles Lindbergh. Ampliamente reconocido como un experimentador talentoso y un genio de la ingeniería, sus cohetes estaban muchos años adelantados a su tiempo.

En 1945 se enteraría de que tenía un cáncer de garganta y moriría ese año el 10 de agosto en Baltimore, Maryland.

A Goddard le fueron concedidas más de 200 patentes de tecnología, la mayoría  después de su muerte en 1945. Un cohete de combustible líquido construido sobre los principios desarrollados por Goddard llevó seres humanos hasta la Luna en 1969.

 El Centro de Vuelo Espacial Goddard, establecido en 1959, es nombrado así en su honor.

 

Vicente Más Rozalen
 

Volver al índice de G de Biografías