Biografías
Joseph von Fraunhofer

Joseph von Fraunhofer (1787 - 1826)Nació en Straubing, Baviera en 1787 y murió en Munich en 1826. Fue un astrónomo, óptico y físico alemán. El cráter Fraunhofer de la Luna fue llamado así en su honor.

Al quedar huérfano a los once años, empezó a trabajar como aprendiz en el taller de un cristalero llamado Philipp Anton Weichelsberger.

En 1801 la empresa en la que trabajaba se derrumbó y Fraunhofer quedó sepultado bajo los escombros. Dirigió la operación de salvamento el propio príncipe elector de Baviera, Maximiliano IV José (futuro Maximiliano I de Baviera. A partir de ese momento, el príncipe entra en la vida de Fraunhofer, le ayuda a obtener los libros que necesitaba y forzando a quienes le daban trabajo a que permitieran su estudio.

 Tras ocho meses de estudios, Fraunhofer empezó a trabajar en el Instituto de Óptica de la abadía de Benediktbeuern, un monasterio benedictino desconsagrado dedicado a la fabricación de cristal. Aquí descubrió el modo de crear los mejores cristales ópticos, a la vez que inventó un método extraordinariamente preciso para medir la dispersión. En 1818 pasó a dirigir el Instituto. Gracias a los extraordinarios instrumentos ópticos que había desarrollado, Baviera sustituyó a Inglaterra como referencia en la industria óptica. También fue profesor y conservador de Física de la Academia de ciencias de Munich, en la que ingresó en 1823.

Su descubrimiento más importante fue el hecho de que cada elemento químico absorbe o emite determinadas longitudes de onda de la luz con preferencia a otras, por lo que tiene un espectro característico, formado por rayas luminosas (espectro de emisión, producido cuando una sustancia química se calienta al rojo) o por rayas oscuras sobre un fondo claro (espectro de absorción, cuando la luz atraviesa un vapor que contiene el elemento en cuestión). Fraunhofer estudió los espectros de numerosos elementos en distintas condiciones y demostró que cada uno de ellos produce siempre las mismas rayas, cualquiera que sea el origen de la luz. Gracias a sus estudios, se pudo descubrir la composición de redes o retículos de difracción, cristales marcados por líneas paralelas que difunden la fotosfera del Sol analizando el espectro solar, cuyas rayas oscuras había descubierto poco antes William Hyde Wollaston. El procedimiento fue perfeccionado por Gustav Robert Kiechhoff. En honor a sus esfuerzos las líneas del espectro solar se conocen con el nombre de lineas de Fraunhofer. Para obtener sus espectros, Fraunhofer determinó que la luz actúa de manera semejante a un prisma. También perfeccionó los telescopios e inventó diversos instrumentos, como un heliómetro, un micrómetro y un microscopio acromático. También inventó la retícula de difracción transformando así la espectroscopia de arte a ciencia, demostrando el modo exacto de medir la longitud de onda de la luz. Fue el primero en darse cuenta de que los espectros de Sirio y de otras estrellas brillantes eran distintos entre sí y del del Sol, iniciando de ese modo la espectroscopia estelar.

Su ilustre carrera le permitió obtener un doctorado honoris causa en la Universidad de Erlangen en 1822. En 1824 fue distinguido con la orden del Mérito, fue declarado noble y se le concedió la ciudadanía honoraria de Munich. Al igual que otros muchos fabricantes de cristal en su época, envenenado por los vapores de los metales pesados, Fraunhofer murió joven, en 1826, a los 39 años.

 

 

María Zaragozá

2º de Bachillerato

 

Volver al índice de F de Biografías