Biografías
Edwin Howard Armstrong

Edwin Howard Armstrong (1890 - 1954)Armstrong nació en Nueva York el 18 de Diciembre de 1890, y murió también en Nueva York el 31 de Enero de 1954. Fue uno de los inventores más prolíficos de la era de la radio, con una visión que se anticipó a su tiempo.

Se matriculó en ingeniería eléctrica en Colombia, y en 1913, hizo su primer gran descubrimiento, el circuito regenerador. A comienzos de la primera guerra mundial logró restablecer la unión por radio entre la embajada alemana en Washington y Berlín.

A su llegada  a Europa  con el ejército norteamericano en 1918 puso a punto el montaje del receptor heterodino.

De 1919 a 1923, amasó una gran fortuna  mediante la venta de sus diversas patentes. En 1933 creó la modulación de frecuencia, pero la guerra frenó su expansión.

A principios de los años 40, poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Armstrong ayudó a poner en marcha un número pequeño de potentes estaciones de radio en FM en los estados de Nueva Inglaterra, conocido como la red Yankee. Edwin había comenzado un camino para convencer a América de que la radio en FM era superior a la de AM y esperaba recoger derechos de patente por cada radio con tecnología FM vendida.

En 1945 perdió el proceso que había entablado contra el Lee De Forest  a propósito del triodo y, en el mismo año, una comisión gubernamental inspirada por importantes compañías cambió la banda de frecuencia concedida para la modulación de frecuencia, lo que permitió a aquéllas conseguir patentes prescindiendo de Armstrong. Estos reveses le condujeron al suicidio.

La vida de Armstrong es tanto una historia sobre los grandes inventos que él realizó como una tragedia acerca de los derechos reclamados por otros sobre esos mismos inventos.

Edwin  fue definitivamente el creador de la tecnología FM y por esa razón no debe ser olvidado. Por ello fue póstumamente elegido para figurar en la lista de los "grandes" de la electricidad junto a figuras tales como Alexander Graham.

 

Victoria Vilar    

 

Volver al índice de A de Biografías