12.3.- El Ozono
12.3.3.- Efectos de la reducción de la capa de ozono

Las medidas realizadas constatan que hasta 1975 los niveles de ozono se mantenían constantes, variando de forma normal dependiendo de la latitud y de la estación climática; y a partir de entonces ha ido disminuyendo progresivamente entre un 3 y un 10%. En la Antártida la capa de ozono se hace cada año más delgada, especialmente durante el mes de Septiembre produciéndose el llamado "agujero de ozono" (se produce una pérdida de hasta un 60%).Disminución de la capa de Ozono

Una disminución de la capa de ozono implica un aumento de las radiaciones ultravioleta que llegan a la superficie terrestre (comprendidas entre los 280 y los 320 nm).

En pequeñas dosis, estas radiaciones producen quemaduras en la piel, pero a exposiciones prolongadas puede ocasionar cáncer de piel. En algunas zonas como Queensland (Australia) la incidencia del cáncer de piel es 10 veces superior que en Gran Bretaña.

Estas radiaciones afectan también al sistema inmunológico, producen lesiones oculares (incluso ceguera en casos extremos), afectan a macromoléculas orgánicas como el ADN, por lo que un aumento de su intensidad podría producir efectos mutantes sobre muchas especies y cada día, están surgiendo nuevos estudios sobre posibles repercusiones de las citadas radiaciones sobre el hombre y los animales.

Por otra parte, también destruye el fitoplacton, esencial en la cadena alimenticia de las especies marinas.

Además, una reducción del contenido de ozono en la atmósfera podría producir variaciones en la distribución de las temperaturas en la estratosfera, que ocasionaría cambios en la circulación global de las masas de aire, llegando a tener importantes repercusiones en el clima mundial.

 

Volver al punto 3: El Ozono