12.3.- El Ozono
12.3.1.- El ozono en la atmósfera

Estructura geométrica de la molécula de ozonoEn 1840, Christian F. Schöbein descubre el gas que por su intenso olor denomina ozono (del griego "ozein", verbo que significa oler) y postula que dicho gas debe estar presente en la atmósfera. Mediante experiencias de laboratorio, otros científicos descubren que el ozono es una forma alotrópica del oxigeno formada por tres átomos de dicho elemento (O3).

En 1879 Alfred Cornu estudiando el espectro de la radiación solar, observa la súbita desaparición de la radiación en la zona del violeta. El mismo año, W. N. Harley estudiando el ozono, descubrió la capacidad de éste por absorber la luz ultravioleta y relacionó este hecho con los trabajos de Cornu. Fueron necesarios bastantes años para demostrar esta relación ya que gran parte del ozono se encuentra a gran altura.

El ozono fundamentalmente se encuentra en la estratosfera, entre unos 15 y 60 Km de altura. Allí juega un papel importantísimo por ser un potente filtro de la luz ultravioleta, por eso se consideran contaminantes a las sustancias que reduzcan la cantidad de ozono estratosférico existente. Sin embargo, a niveles próximos a la superficie terrestre, el ozono existente se considera un contaminante. La concentración existente en estas zonas es de 0'01 ppm (partes por millón), pudiendo aumentar considerablemente en zonas urbanas industrializadas, produciendo en ocasiones el fenómeno llamado "smog" fotoquímico.

 Los efectos del ozono se pueden clasificar como sigue:

  1. En los seres humanos: Sus efectos promedio se pueden resumir en la siguiente tabla:

Efectos en los seres humanos

Concentración (ppm)

Tiene un olor detectable 0'02 ‑ 0'05
Comienza a irritar la nariz 0'03
Causa fatiga, dolor de cabeza y pérdida de coordinación 1 ‑ 3
Causa congestión y enfermedades pulmonares 9
Puede ser mortal, incluso tras una breve exposición 15
  1. En la vegetación: Puede ocasionar daños en las hojas y reduce drásticamente su producción.
     

  2. En los materiales: Ataca a las fibras textiles y en general al deterioro de polímeros orgánicos como el corcho, neumáticos de los automóviles, etc.
     

Volver al punto 3: El Ozono