Biografías
Robert Andrews Millikan

Robert Andrews MillikanRobert Andrew Millikan nació en Morrison (Illinois) en el año 1868. Hijo de un humilde clérigo con una familia numerosa, Millikan creció en el medio-oeste de los Estados Unidos. Cuando era estudiante de segundo año en el Oberlin College se le solicitó que enseñara física, una materia que nunca había estudiado.  Fue esta experiencia la que decidió su futuro como físico.  Estudió en las universidades de Columbia, Berlín y Gotinga. Se incorporó al cuerpo docente de la Universidad de Chicago en 1896, y en 1910 fue profesor de física. Abandonó la universidad en 1921 al convertirse en director del laboratorio Norman Bridge de física en el Instituto de Tecnología de California.

    Sus famosos experimentos con las gotas de aceite los desarrolló en la Universidad de Chicago.  En 1921 fue nombrado profesor de Física en el Instituto Tecnológico de California. Allí desarrolló un laboratorio que alcanzó renombre universal y que llevó a cabo una gran labor en el campo de la física nuclear.

La primera vez que fue determinada de forma precisa la carga de un electrón lo fue gracias a los experimentos llevados a cabo por el físico norteamericano Robert Millikan en la Universidad de Chicago durante el período 1909-1913.

Millikan hacía caer entre dos placas metálicas una rociada fina de gotas de aceite muy pequeñas. El aire entre las placas era irradiado con rayos-X y éstos provocaban la ionización («arrancaban» electrones) de moléculas de nitrógeno y oxígeno. Algunos de los electrones liberados colisionaban con las gotas de aceite y podían quedar adheridos a ellas, con lo que conferían a la gota que caía una carga negativa.

La caída libre de las gotas por acción de la gravedad podría ser detenida entonces cargando las placas metálicas, una positiva y la otra negativamente. Millikan observó con ayuda de un microscopio gotas individuales de aceite y ajustó la carga de las placas hasta conseguir que la fuerza que actúa sobre la gota debida a la carga de las placas compensara exactamente la fuerza gravitatoria. De este modo una gota quedaría estacionaria (se detendría su caída). Conociendo la carga de las placas y haciendo uso de la ley de Coulomb, Millikan fue capaz de calcular la carga que portaba la gota. Cuando la experiencia se repetía para un gran número de gotas individuales, el resultado era que la carga sobre una gota siempre era -1,60 x 10-19 C o un múltiplo entero de esta carga. En 1923 le fue concedido el Premio Nobel de Física por estos experimentos.

Millikan demostró que hay una cantidad de carga eléctrica que es la más pequeña posible. Ello indica que la carga eléctrica no es continua sino que está constituida por partículas -las partículas que hoy se conocen como electrones- que portan, todas ellas, la misma carga. Las gotas de aceite habían incorporado uno o varios electrones y por ello su carga siempre resultaba ser la de uno o varios electrones. Los experimentos de Millikan no sólo sirvieron para establecer un valor preciso de la carga de un electrón, sino que también proporcionaron la primera prueba concluyente de la existencia de los electrones.

Otras aportaciones de Millikan a la ciencia son una importante investigación de los rayos cósmicos (como él los denominó) y los rayos X, y la determinación experimental de la constante de Planck. Escribió estudios técnicos y diversos libros sobre la relación entre la ciencia y la religión.

 

Volver al índice de M de Biografías